NUESTRAS MÁS RECIENTES PUBLICACIONES

¿Qé celebramos en Navidad? | Agustín Alcaraz
Publicado por: | 24 diciembre, 2017 |

Estamos a horas de esta celebración y para muchos significa algo importante. Algunas personas “saben” mas o menos de qué se trata. Otras sólo lo ven como un festejo entre familia y amigos. Y una minoría bastante considerable saben lo que se celebra en navidad. Eso es un problema enorme.

Quizás estés preguntando en este momento ¿Cuál es el problema de festejar la navidad? Bueno, el problema es que todas las personas que hacen esto de manera inconsciente se pierden el verdadero significado de esta celebración.

La navidad (en latín -nativitas-) se trata de un nacimiento. Pero no es cualquier nacimiento. Se trata de Cristo mismo. Él venía a nacer para luego morir y reconciliar a los hombres con Dios mismo. Esto ya nos habla de algo especial y de muchísimo valor. Mi anhelo en esta ocasión es que puedas comprender esta Verdad para que tengas verdadera esperanza y paz, no en una fecha o en algunas celebridades, sino en Dios mismo y en Cristo Su Hijo.

EL NACIMIENTO DEL REDENTOR

Ya en tiempos antiguos se anunciaba el nacimiento de un niño que sería el Salvador y Redentor (Isaias 7:14, 9:6). El hombre había sido separado de la presencia de Dios a causa del pecado. Esto generaba no solo un quiebre de esa relación sino que también implicaba muerte y perdición eterna. Es aquí donde la necesidad de regresar al hombre con Su Creador se transforma en una realidad alarmante y muy urgente. El único que podía colocar el puente para hacer cruzar al hombre ese abismo era y sigue siendo Jesús.

Todos necesitamos a Cristo como Salvador y Señor en nuestras vidas y en el intento de no darle el lugar a Él en nuestro corazón, hemos buscado llenar el “pesebre” de cualquier cosa que nos haga felices “temporalmente”. Una de esas cosas tristemente es esta fiesta en donde estamos saturados de todo menos de Dios.

Las primeras personas celebraron el nacimiento del Señor de una manera única y especial. Tenemos a Simeón y Ana (Por favor lee Lucas 2:21-38). El Señor ya había nacido y eran sus primeros ocho días de vida. Sus papás lo llevaron al templo para ser presentado conforme a la ley judía. Y mientras eso ocurría, estos dos personajes semostraron agradecidos y bendecidos en gran manera al contemplar aquel niño el cual seria el único Salvador ¿No te parece una buena forma de celebrar a Cristo? Piénsalo por un momento.

LO QUE LAS PERSONAS “CREEN”

Volvamos al hoy. A nuestra realidad. Si te acercas a un grupo de personas en la calle o en la plaza y les preguntas “¿Que piensan de la navidad?” ¿Cuál crees que sería la respuesta? No lo sabemos, quizás. Pero sí podemos tener la certeza de que la mayoría de estas personas creen en mitos, tradiciones o leyendas. Podemos pensar en Papa Noel con sus famosos renos bajando por la chimenea y dejándonos sus regalos como premio por nuestro comportamiento. Quizás también en la inmensidad de un árbol navideño totalmente adornado y lleno de presentes alrededor de él. O incluso en la bella tradición que muchos hemos adoptado de celebrar con nuestra familia sentados en la mesa, compartiendo y aguardando el momento de medianoche para ver los fuegos artificiales y brindar.

No estoy diciendo que todas estas cosas están mal, pero creo que cuando ocupan el lugar que no deben ocupar tienden a desviarnos del significado especial de ese momento. Cualquier cosa que celebres en navidad que no sea Cristo; entonces no es navidad. Es simplemente una noche más. Para los pastores de Belén no era una noche fría como todas. Un coro de ángeles les habían anunciado la llegada del Mesías y fue ahí donde todo cobró sentido para ellos e inmediatamente fueron a recibirle y regresaron adorando a Dios (Lucas 2:8-20). Una vez más ¿No te parece la forma correcta de celebrar a Cristo? Por favor, vuelve a pensarlo bien.

CELEBRANDO LA NAVIDAD

En aquella noche no solo estaba naciendo Jesús, también estaba naciendo la esperanza para pobres pecadores que necesitaban ser salvados ¡Esto es algo único en toda la historia de la humanidad! Ningún otro suceso se le parece. De hecho, el nacimiento, la muerte y resurrección del Señor son actos simplemente poderosos y grandiosos por lo tanto, nuestra adoración y alabanza deben brotar deallí. Nuestro corazón debe estar totalmente inundado de emoción y gozo. Y mas aún, debemos celebrarlo cada día de nuestras vidas con nuestras palabras, acciones, pensamientos, etc. (Marcos 12:29-30) Si solamente nos quedamos con unos minutos de aquel veinticinco de diciembre, entonces no hemos celebrado nada como debiera ser. Los creyentes (y oro por lo que no lo son a fin de que Cristo nazca en sus corazones) debemos celebrar la navidad todo el tiempo durante todo el año. En fin, debemos llevar una vida completa de adoración al Señor ¡Esta es la forma correcta a celebrar a Cristo!

Doy gracias a Dios por tu vida y por tu buena disposición de leer este artículo. Sin dudas, no hay mayor satisfacción para mí saber que muchas personas ademas de ti estarán leyendo esto. Sin embargo deseo y quiero ser insistente en esto: La verdadera navidad cobra sentido para cada uno de nosotros cuando contemplamos a Cristo como nuestro único Salvador y vamos a Él en arrepentimiento y fe.

“Porque un niño nos ha nacido, un hijo nos ha sido dado, y la soberanía reposará sobre sus hombros; y se llamará su nombre Admirable Consejero, Dios Poderoso, Padre Eterno, Príncipe de Paz” Isaías 9:6 (LBLA).

Deja tu comentario
VIDEOS RECOMENDADOS
SANIDAD DEL CORAZÓN (Salmo 147:3) | MEDITANDO EN SU PALABRA
EL TAPETITO ROJO (Reflexión 1) | REFLEXIONANDO DE CORAZÓN
Voz en el Desierto | Gaby Moreno Saldierna
¡AYÚDAME, SEÑOR! (Oración 1) | OREMOS LA BIBLIA
SÍGUENOS EN FACEBOOK
Suscríbete