NUESTRAS MÁS RECIENTES PUBLICACIONES

¿Por qué razón sirves a Dios? | John MacArthur
Publicado por: | 11 octubre, 2016 |

Las personas sirven  al Señor  por  una  gran  diversidad de motivos. Algunos sirven  en un  esfuerzo legalista,  como  un  medio  para  ganarse la salvación y el favor de Dios. Algunos sirven al Señor  por  temor  de que si no lo hacen, Él va a sentirse desagradado y en consecuencia puedan  hasta perder  su salvación.

Otros como Diótrefes (3Jn.  9) sirven a causa del prestigio y la estima que muchas veces trae el liderazgo. Algunos sirven con el fin de alcanzar posiciones eclesiásticas de preeminencia, así como el poder  para  enseñorearse de quienes están bajo su cuidado.

Algunos sirven en razón de las apariencias, a fin de ser considerados como  personas justas  por  parte  de hermanos miembros de la iglesia, así como por  el mundo.

Algunos sirven debido a la presión de  sus compañeros, para conformarse a ciertos estándares humanos de conducta religiosa y moral. En muchas ocasiones los hijos se ven obligados por  sus padres a participar en actividades religiosas, y con frecuencia continúan esas actividades en su vida adulta, únicamente debido a la intimidación de los padres o quizás por  simple habito.

Algunas personas llegan incluso a tener  un  gran  celo  en  el servicio cristiano debido a las ganancias económicas que puede  generar.

Sin embargo, esos motivos para el servicio son meramente externos, y sin importar cuan  ortodoxo o beneficioso pueda  ser el servicio para  otras  personas,  si no  se realiza con  base  en  un  deseo  sincero de  agradar y glorificar a Dios,  no  es algo  espiritual ni aceptable delante de  Él (cp.  1 Co.  10:31)


Fuente bibliográfica: Tomado del Comentario MacArthur del Nuevo Testamento: Romanos, publicado por Editorial Portavoz; p. 59 – 60.

Colaboración de: Alian Zamora Hernández

VIDEOS RECOMENDADOS
SANIDAD DEL CORAZÓN (Salmo 147:3) | MEDITANDO EN SU PALABRA
EL TAPETITO ROJO (Reflexión 1) | REFLEXIONANDO DE CORAZÓN
Voz en el Desierto | Gaby Moreno Saldierna
¡AYÚDAME, SEÑOR! (Oración 1) | OREMOS LA BIBLIA
SÍGUENOS EN FACEBOOK
Suscríbete