NUESTRAS MÁS RECIENTES PUBLICACIONES

Lecciones para tiempos difíciles| Darío Ramírez
Publicado por: | 18 octubre, 2016 |

“Estaba entonces enfermo uno llamado Lázaro, de Betania, la aldea de María y de Marta su hermana.” (Juan 11:1)

1. Juan 11 documenta el más potente de los milagros de nuestro Señor Jesucristo: la resurrección de Lázaro cuatro días después de muerto. Juan también nos da lecciones prácticas para nuestro vivir.

2. No todo es como parece (Juan 11:1-6) – Lázaro se estaba muriendo y sus hermanas Marta y María le avisaron a nuestro Señor pidiéndole ayuda.

¿Cuál fue la respuesta de nuestro Señor? “Oyéndolo Jesús, dijo: Esta enfermedad no es para muerte, sino para la gloria de Dios, para que el Hijo de Dios sea glorificado por ella.” (Juan 11:4)

¿LA LECCIÓN? Aunque todo parece perdido, nuestro Señor está en control. No importa lo grave que pueda ser nuestra situación, nuestro Señor siempre está trabajando en nuestras vidas. Otro ejemplo de: “Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.” (Romanos 8:28)

¿Conflictos? Nuestro Señor lo utiliza para mejorar y fortalecer nuestro carácter (Romanos 5:1-5)

¿Luchas? Nuestro Señor lo usa para incrementar nuestra fe (2 Corintios 1:8-9)

¿Tribulaciones? Nuestro Señor lo usa para mostrarnos su Gracia (Filipenses 1:12-14)

¿Sufrimos? Nuestro Señor lo puede usar como disciplina (Hebreos 12:5-11)

3. Una “demora” de DIOS nos sirve para desarrollarnos, no para desilusionarnos – “Cuando oyó, pues, que estaba enfermo, se quedó dos días más en el lugar donde estaba.” (Juan 11:6)

¿Por qué nuestro Señor se tardó en llegar? La respuesta la cual los discípulos no entendieron: “Esta enfermedad no es para muerte, sino para la gloria de Dios, para que el Hijo de Dios sea glorificado por ella.”

¿Cuántas veces esperamos por una respuesta? ¿Por respuesta a una oración? ¿Para recibir dirección o para una necesidad nos sea satisfecha?

Cuando tenemos que esperar, somos tentados a creer que DIOS no nos escucha o no le importa, o que no existe. Pero toda tardanza está diseñada para que crezcamos en la fe y el conocimiento.

4. ¿Cuáles son las razones porque nuestro señor podría tener un diferente horario o tardarse en contestar?

“Cuando esperamos” – Nuestro señor nos puede estar dando tiempo para el arrepentimiento, o tiempo para ser fortalecidos.

“Su Silencio” – Lo usa para que crezcamos en la fe. Es fácil decir que tenemos fe, pero otra cosa es cuando somos probados. Muchas veces El prueba nuestra confianza en El. Para ver si somos persistentes en nuestra búsqueda o en nuestra oración.

“Su tardanza” – Nos ayuda a enfocarnos. Muchas veces necesitamos el silencio para poder escuchar cuando Él trabaja, y darnos cuenta que la respuesta viene de Él.

“No hay respuesta” – Simplemente no tenemos respuestas del porqué, así como la historia de Job. “¡Oh profundidad de las riquezas de la sabiduría y de la ciencia de Dios! ¡Cuán insondables son sus juicios, e inescrutables sus caminos!” (Romanos 11:33)

5. El mejor tiempo para actuar es ahora – Dos días después nuestro señor dice: “Vamos a Judea otra vez.”

Los discípulos creían que no era buena idea regresar a Judea ya que los fariseos querían matar a Jesucristo. Nuestro señor les dijo: “¿No tiene el día doce horas? El que anda de día, no tropieza, porque ve la luz de este mundo; pero el que anda de noche, tropieza, porque no hay luz en él.” (Juan 11:9-10)

¿Cuantas veces estamos de acuerdo con Su Voluntad pero no actuamos por temor? ¿Cuántos siervos/as llamados a servir aún siguen sentados en las iglesias?

Pablo es un ejemplo de un siervo que no necesitó al hombre para cumplir con su llamado. No necesitó de los otros apóstoles para su adoctrinamiento (Gálatas 1:17), fue llevado, guiado, y educado por el Espíritu Santo (Juan 3:8; 6:45).

¿Cuánto tiempo debemos esperar para actuar? Los leprosos de 2da Reyes 7 tenían la correcta actitud. Para ellos no tenían nada que perder, y actuaron. Cuando tú te levantas, nuestro Señor toma acción.

6. ¿Ir o no ir? Los apóstoles evitaban ir a Judea. Cuando nuestro Señor dijo: “Lázaro duerme,” ellos creyeron que era algo bueno, y si él se está mejorando, entonces: “¿Por qué ponernos en peligro?

Jesús les aclaró: “Lázaro ha muerto.” Y Tomas respondió: “Vamos también nosotros, para que muramos con él.” Tomas no vio la posibilidad de un milagro, a pesar de que él había visto las obras milagrosas de nuestro señor Jesucristo, el vio muerte para todos.

7. Podemos perder tiempo y gozo al ver la tragedia en vez de mirar el milagro de vida que nuestro señor está elaborando. Tal vez no podamos cambiar las circunstancias, pero si podemos cambiar nuestra actitud.

Nadie nos hace enojar, simplemente decidimos enojarnos. Ninguna circunstancia nos puede deprimir, pero nosotros decidimos deprimirnos. Nuestra actitud es nuestra responsabilidad.

8. Podemos perder mucho tiempo lamentándonos, quejándonos, esperando…. sin actuar. Queremos ser “teólogos”, ir a colegio bíblico, etc., esperando la “voz de DIOS” para actuar.

La Palabra nos habla, pero no oímos. Él nos habla y nos hacemos los sordos. Nos confundimos con pensamientos de hombres.

¿Cuantos muy a menudo “esperan” confirmación de su “ministerio”? Cuando la Biblia está repleta de siervos que escucharon y actuaron. La mujer samaritana es un perfecto ejemplo de una “evangelista” ungida por nuestro amado señor Jesucristo que actuó inmediatamente:

“Entonces la mujer dejó su cántaro, y fue a la ciudad, y dijo a los hombres: Venid, ved a un hombre que me ha dicho todo cuanto he hecho. ¿No será éste el Cristo? Entonces salieron de la ciudad, y vinieron a él.” (Juan 4:28-30)

Paz de CRISTO

VIDEOS RECOMENDADOS
SANIDAD DEL CORAZÓN (Salmo 147:3) | MEDITANDO EN SU PALABRA
EL TAPETITO ROJO (Reflexión 1) | REFLEXIONANDO DE CORAZÓN
Voz en el Desierto | Gaby Moreno Saldierna
¡AYÚDAME, SEÑOR! (Oración 1) | OREMOS LA BIBLIA
SÍGUENOS EN FACEBOOK
Suscríbete