NUESTRAS MÁS RECIENTES PUBLICACIONES

La Actitud del Creyente en Tiempos de Apostasía | Ps. Humberto Medina
Publicado por: | 24 septiembre, 2017 |

Nota del Editor: El siguiente estudio forma parte de una serie de nuestro colaborador, el Ps. Humberto Medina, que se intitula: “Combatiendo las falsas doctrinas”.

Introducción a Judas 1:17-23

Judas quería que los creyentes desarrollen lo que es el discernimiento espiritual. ¿Que es esto? El discernimiento es dado por Dios, a través del Espíritu Santo. Es recibido por medio de la Palabra de Dios y por medio de una mente renovada. Los creyentes con discernimiento buscan crecer en entendimiento y el conocimiento de la verdad de Dios, para que ellos fueran capaces de discernir entre los verdadero y lo falso. La falta de discernimiento lleva a aceptar falsas y erróneas doctrinas. Lamentablemente muchos creyentes de diferentes congregaciones carecen de discernimiento y de una debilidad doctrinal, por alejarse de las Escrituras. Cuando una iglesia abandona las escrituras carecerá de poder espiritual, cuando una iglesia abandona la disciplina o corrección a miembros que están equivocados, la iglesia se puede volver pluralista. Esto significa que cada uno tiene su propia verdad, Cristo y otras cosas más… Una iglesia donde sus lideres no predican y no enseñan la Biblia carecerá de discernimiento, porque es la palabra de Dios la que sostiene a una iglesia y mantiene firme al creyente de ataques del enemigo y de las falsas doctrinas. Judas ahora aconseja y exhorta a los creyentes de cómo mantenerse firme en tiempos de apostasía. Veamos tres consejos de Judas en este mensaje:

I. Recordar el Anuncio de las Escrituras (vers. 17-19)

1) Judas menciona acerca de la importancia de recordar lo que había sido anunciado por Cristo y por los apóstoles de Jesús.

En otras palabras, no olviden las advertencias de las Escrituras. Judas había mencionado en los versos anteriores acerca de la apostasía y de los falsos profetas que querían sacar de los planes al pueblo de Dios. Balaam un profeta que se vendió por dinero que animaba al pueblo cuando Dios tenia que predicar un mensaje de arrepentimiento, Coré que se rebeló contra Moisés rechazando la decisión y soberanía de Dios al poner siervos para dirigir a su pueblo.

El falso cristianismo afligió a la primera iglesia con sus herejías y desvío a muchos. El enemigo sigue levantando falsos lideres y lo seguirá haciendo. Un creyente que deja de lado o se aleja de las escrituras es presa fácil de varias corrientes que van en contra de las Escrituras. Jesús advirtió a los apóstoles y ellos a la iglesia en Mateo 7: 15, “cuídense de los falsos profetas. Vienen a ustedes disfrazados de ovejas, pero por dentro son lobos feroces.” ¿Cuando un creyente jamás será victima de los ataques de los falsos maestros? Cuando el creyente se afirma en las escrituras y en este caso en las advertencias de Cristo y de los apóstoles.

2) El Mensaje de los Apóstoles.

¿Quienes eran estos apóstoles? Judas responde, “los apóstoles de nuestro Señor” Da entender que ni Judas el autor de esta carta fue uno de los apóstoles. Se esta refiriendo a los apóstoles que fueron seleccionados por Jesús, que anduvieron con el por tres años y medio durante su ministerio, fueron testigos de su muerte y su resurrección a este grupo se le incluye a Pablo que fue llamado por Cristo mismo después de resucitar. El mensaje de los apóstoles lo recibieron de las advertencias de Cristo, ¿Qué dicen los apóstoles? “En los últimos tiempos habrá burladores que seguirán sus propios deseos impíos”. El texto griego revela que los apóstoles enseñaron repetidamente el contenido de este dicho. Pedro también lo tiene escrito, aunque con ligeras variantes con respecto al texto de Judas: “Ante todo, deben saber que en los últimos días vendrán burladores mofándose y siguiendo sus propios malos deseos” (2 P. 3:3). En sus enseñanzas orales, los apóstoles grabaron estas palabras en los corazones y mentes de los creyentes. Enseñaban que los cristianos primitivos estaban viviendo ya en los días postreros, en los que falsos maestros socavarían a los miembros de la iglesia. Las epístolas del Nuevo Testamento nos permiten saber que esta enseñanza era algo común. La historia testifica como estas advertencias se cumplieron levantándose falsos cristos, falsos mensajes, falsos maestros. Así que nada es novedad de lo que vemos ahora.

3) Judas Menciona las Marcas de Falsos Creyentes.

Burladores. Ellos no son ignorantes a la palabra de Dios, sino que conocen bien las escrituras como aquella serpiente tentó a Adán y Eva usando las escrituras de manera distorsionada y la tentación a Jesús por Satanás que uso las Escrituras de manera distorsionada. Convierten la verdad de Dios y cosas de burla rechazando el Señorío de Cristo en sus vidas. Los apóstoles, entonces, predicen que a medida que se acerque el fin de los tiempos los burladores aumentarán su tarea de ridiculizar a los cristianos. Y al ultrajar la fe cristiana ellos exhiben su propia bancarrota moral.

Tienen pasiones impías. La actitud de los burladores es absolutamente contraria a la del creyente, que desea cumplir la voluntad de Dios y expresar su gratitud hacia él. Los burladores violan a propósito la ley de Dios para llenar la medida de su impiedad. Para los creyentes, la impiedad de esta gente inicua es una señal de que el fin se acerca. La palabra “impío” significa falta de reverencia a Dios y un rechazo a su palabra.

Causan Divisiones. su significado en el idioma original es ‘apodiarizo” que se refiere a la motivación y deseo de manera escondida de los falsos maestros. Sus enseñanzas causaban efectos a tal punto que siembra discordia, discusiones, grupos de partidos dentro de la iglesia. Quien es la persona que planea dividir la iglesia? es Satanás y los demonios, Sus visiones y arrogantes pretensiones de superioridad crearían dos «clases» en la iglesia: los pobres creyentes de a pie que seguían fieles a las enseñanzas apostólicas, y la élite de los «espirituales», iniciados en las ideas esotéricas de los maestros. En todo caso, la arrogancia (v. 16) y la burla (v. 18) con las que miraban a los demás constituían un arma letal contra la convivencia armoniosa. Sus aires de superioridad obraban de por sí en contra de la unidad del cuerpo de Cristo. Finalmente Judas menciona que estas personas no tienen el Espíritu, no tienen la presencia de Dios en sus vidas por no haber nacido de nuevo o no arrepentirse y no tener a Cristo como Señor de sus vidas.

Judas dice “recuerden” lo que Jesús ya había advertido.

II. Mantenerse en Crecimiento Espiritual (Santificación) (Vers. 20-21)

Judas claramente se dirige a los hermanos, llamándoles “queridos hermanos” después de decirles que “recuerden” todo lo dicho por Cristo y los apóstoles y describir a los falsos maestros ahora les dice “manténganse en santificación.”  DE que manera el creyente puede mantener su crecimiento espiritual o desarrollar su crecimiento espiritual. Judas acá nos da detalles importantes de cómo desarrollarlo.

1) Edificando en Fe.

El primer mandamiento es: “Edifíquense en su santísima fe”. Los impíos entran en la comunión cristiana para causar división. Como contrapartida, Judas manda a los lectores que se edifiquen mutuamente y que fortalezcan de esa manera la unidad de la iglesia. Judas escribe un mandamiento apostólico, ya que pone en sus propias palabras la descripción que Pablo hace de la tarea del pastor: “Preparar a los hombres de Dios para la obra de servicio, para que el cuerpo de Cristo sea edificado.” es decir, la fe cristiana. Nos edificamos sobre ella estudiando y obedeciendo la Biblia. Una familiaridad constante con la palabra nos conduce de manera positiva por el camino de la justicia, y nos advierte en contra de los peligros por el camino. «Hay los que tratan de desacreditar la doctrina», «pero es el credo lo que produce el carácter, y no el carácter lo que produce el credo” Pedro escribió que los creyentes deberían desear la leche espiritual no adulterada (1 Pedro 2:2).

2) Orar en el Espíritu.

Orar en el Espíritu no se refiere a orar en lenguas, o entrar a un trance que estas inconsciente o una oración que te anula el conocimiento que no sabes donde estas y no sabes lo que haces. Los cristianos deben orar juntos y continuamente en el Espíritu para demostrar que están totalmente dependientes de la voluntad de Dios. La formulación de Judas es similar a la de Pablo, quien escribe, “Y orad en el Espíritu en toda ocasión, con toda clase de oraciones y peticiones” (Efe. 6:18) para oponerse a los ataques espirituales de Satanás. Judas presenta la enseñanza apostólica, conocida entre los primeros cristianos, de orar continuamente “orad sin cesar” (véase 1 Ts. 5:17). Exhorta a los creyentes: “Sigan orando, porque poseen el Espíritu”. El Espíritu toma nuestras oraciones débiles y las perfecciona y presenta ante Dios el Padre, tal como Pablo le dijo a la iglesia, “El Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos que no se pueden expresar con palabras.” (Rs 8:26).

3) Mantenerse en el amor de Dios.

En medio de las incertidumbres, dificultades y tentaciones que rodean a los creyentes, Judas los exhorta a que se mantengan dentro del círculo del amor de Dios y que permanezcan literalmente en esa esfera. Los cristianos son recipientes de este amor cuando se esfuerzan por cumplir con la voluntad de Dios amándolo con todo el corazón, alma y mente, y amando al prójimo como a sí mismos. Tal como Judas declara en su saludo del versículo 1, los lectores son “amados por Dios el Padre” (cf. también Jn. 15:9–10; 1 Jn. 2:5). Dios se allega al hombre y lo rodea con su amor divino; como respuesta, el hombre viene a Dios con su amor humano, el amor de Dios. Siempre está resplandeciendo sobre nosotros. Pero si se interpone el pecado entre nosotros y el Señor, entonces ya no estamos más gozando en la práctica de Su amor. Podemos conservarnos en Su amor primero de todo por vidas de santidad y piedad. Y si se interpone el pecado, entonces debemos confesar y abandonar aquel pecado inmediatamente. El secreto reside en no dejar que nada se interponga entre nosotros y Dios.

4) Esperanza por la Misericordia de Dios.

El cristiano aguarda con ansias el día del juicio en el que la misericordia de Cristo lo absolverá. En otras palabras, el texto llama la atención al día del juicio en que todos los creyentes experimentarán “la misericordia de nuestro Dios”, en tanto que los malvados recibirán su justa retribución. Nótese que Judas se refiere una vez más (véase el v. 7) a Jesús como “nuestro Señor Jesucristo”. En otras palabras, los creyentes que le reconocen como Señor y Salvador saben que él les concede la vida eterna. Su inminente regreso para llevarse a Su pueblo al cielo. En días de oscuridad y apostasía debemos mantener la luz de la bienaventurada esperanza ardiendo en nuestros corazones. Demostrará ser una esperanza consoladora y purificadora.

III. Compasivos Unos con Otros (Vers. 22-23)

¿Cuál ha de ser la respuesta del creyente a la misericordia de Jesús que aguarda con anticipación? Responde demostrando misericordia para con aquellos cuyos corazones están llenos de dudas. Desea que la misericordia sea su rubro.

1) Compasivos con Otros.

La expresión de Judas “tengan compasión” es una expresión de mandato que significa, mostrar gracia, bondad y compasión hacia alguien. La compasión s la marca de un verdadero creyente en Mateo 5:7 Jesús dijo, “Dichosos los compasivos porque ellos serán tratados con compasión” Judas alerta a los lectores acerca del peligro en que algunos cristianos se encuentran cuando se ven confrontados por los apóstatas (cf. 2 P. 2:18). Cuando esta gente comience a dudar las enseñanzas cristianas, afírmenlos dándoles ayuda y comprensión. Eviten toda clase de críticas; en su lugar demuestren misericordia y amor para los que vacilan. Los creyentes que son mas maduros deben ayudar a nuestros hermanos que están creciendo sin reproche y sin critica, sin imponerlos, porque pueden ser victimas de falsas doctrinas. La expresión los que “dudan” se refiere a creyentes, hermanos en Cristo que están aprendiendo de la palabra de Dios y que deben ser ensenados y fortalecidos por los hermanos.

2)A otros sálvenlos arrebatándolas del fuego

La figura del fuego se relaciona con la destrucción inminente que está por sobrevenir a los débiles de fe o a las personas que están siendo mal influenciados por falsas doctrinas y falsos lideres y sin Cristo, que consumen en el fuego. En su caso, el tiempo es precioso. Los creyentes deben salvarlos arrebatándolos del fuego. La cuestión en este texto no es si el hombre tiene el Poder de salvar a otros hombres. Sabemos que solamente Dios tiene el poder de salvar al hombre o no. Pero, entonces, ¿cuál es el significado de esta frase? Juan Calvino propone una explicación bien lúcida: “Cuando la palabra salvar es transferida a los hombres, esto no quiere decir que ellos son los autores, sino que son los ministros de la salvación.” La iglesia y los creyentes somos llamados a compartir del evangelio y librar a la gente de tantas ideologías que impide que sean salvos y tengan un encuentro con Cristo.

3) Compasivos con los Perdidos.

A pesar de las cosas duras que está a punto de decir, Judas empieza con la misericordia. Podría haber concluido con ella, pero prefiere darle la prioridad que merece. Aun la ruptura de relaciones exigida para sanear la Iglesia y para dar un escarmiento a los apóstatas no debe atentar contra nuestra obligación de ser misericordiosos. La justicia y el juicio de Dios nunca están reñidos con su misericordia y compasión, y debemos ser imitadores suyos al ejercer cualquier forma de justicia o juicio. Lo que más tiene que preocuparnos es la perdición eterna de los hombres, sean quienes sean. Lo que más debe motivarnos es la búsqueda de su salvación. Por lo tanto, más allá de cualquier medida disciplinaria que hayamos de tomar, más allá de toda necesaria excomunión y exclusión de la comunidad de la fe, estará siempre la añoranza de la persona disciplinada y el intenso deseo de que un día vuelvan a establecerse las relaciones de comunión fraternal de antes. Cuanto más grande es su alejamiento de la verdad, tanto mayor debe ser nuestra compasión. Sean compasivos de esta gente, aconseja Judas y sean “bondadosos para con ellos, pero con gran cautela” (versión libre). En otras palabras, estén alerta, no sea que el pecado los atrape. ¿Cuál debe ser la reacción del cristiano ante el pecado? Esta es la respuesta.

4) Aborreciendo hasta la ropa manchada por la contaminación de su cuerpo.

Las ropas sucias simbolizan la iniquidad del ser humano, igual que las ropas de gala —o, según Apocalipsis 19:8, el vestido de lino fino, resplandeciente y limpio— simbolizan las obras de justicia llevadas a cabo por los santos en virtud de la justificación realizada en la cruz y la regeneración por obra del Espíritu. Todo ser humano que no esté en Cristo viste ropas contaminadas, pues esta contaminación proviene de una «carnalidad» que todos tenemos en común. En cierto sentido, pues, debemos aborrecer el pecado de todos los hombres. Pero es probable que Judas esté apuntando hacia algo más específico: hay que evitar a los falsos maestros, no porque compartan la pecaminosidad común a la humanidad en general, sino porque practican una ética —y predican una doctrina— que intenta justificar la inmoralidad y así contagian a los demás. De la misma manera que el Antiguo Testamento prohibía el contacto físico con los que padecían ciertas enfermedades contagiosas, así también el Nuevo Testamento prohíbe nuestro contacto con los que sufren una lepra moral; es decir, no prohíbe nuestro contacto con cualquier clase de pecador, sino con aquellos que podrían contagiarnos su mal. Desafortunadamente, es posible encontrar a los tales introducidos en el seno de una iglesia. Tienen la ropa sucia y son un peligro para los demás. Esta era la situación de algunos miembros de la iglesia de Sardis: Acuérdate, pues, de lo que has recibido y oído; guárdalo y arrepiéntete… Pero tienes unos pocos en Sardis que no han manchado sus vestiduras, y andarán conmigo vestidos de blanco, porque son dignos (Apocalipsis 3:3–4)

Conclusión.

  • Jesús advirtió a sus apóstoles acerca de la apostasía; supuestos creyentes que estarán dentro de las congregaciones, usados por el enemigo y desviar al cuerpo de Cristo. Los apóstoles grabaron y escribieron el mensaje de Cristo, para advertir a las iglesias. Lamentablemente, desde la iglesia primitiva hasta nuestros tiempos, se han levantado falsos cristos, y falsos apóstoles.
  • Una segunda actitud es que los miembros de Cristo, estamos llamados para edificarnos unos a otros. En las iglesias hay creyentes que necesitan alimentarse más de Dios, los líderes están llamados a alimentar con las escrituras, con su ejemplo Cristocentrico. Algo que carecen los falsos maestros porque son improductivos.
  • Una tercera actitud es que los creyentes verdaderos debemos ser compasivos, especialmente con los nuevos creyentes, y los creyentes débiles. De la misma manera, la iglesia debe tener una actitud evangelizadora, alcanzar a los perdidos con el evangelio de Cristo, puedan ser librados de la condenación y experimentar el nuevo nacimiento.
VIDEOS RECOMENDADOS
SANIDAD DEL CORAZÓN (Salmo 147:3) | MEDITANDO EN SU PALABRA
EL TAPETITO ROJO (Reflexión 1) | REFLEXIONANDO DE CORAZÓN
Voz en el Desierto | Gaby Moreno Saldierna
¡AYÚDAME, SEÑOR! (Oración 1) | OREMOS LA BIBLIA
SÍGUENOS EN FACEBOOK
Suscríbete