NUESTRAS MÁS RECIENTES PUBLICACIONES

¿Dónde se encuentra el Edén? | Dr. Richard Platt, Jr.
Publicado por: | 3 febrero, 2015 |

La descripción que Moisés hace del Huerto es tan compleja que deja sin responder muchas de las preguntas de nuestra curiosidad moderna acerca del Edén. Es posible, no obstante, entender el punto central de la presentación de Moisés. Como veremos, Moisés describe el Huerto del Edén de manera tal que lo identifica con la tierra prometida. Desde su perspectiva, la tierra hacia la cual estaba guiando a Israel se encontraba en donde aluna vez estuvo la tierra primigenia llamada Edén.

Son muchos los aspectos de Génesis capítulos 2 y 3 que nos dejan claro que Moisés deseaba que Israel asociara a la tierra de Canaán con el Edén. No obstante, hay dos aspectos de su reseña que son particularmente importantes para establecer esta asociación:  el primero,  la identidad del Edén; el segundo, la Santidad del Edén.  Veamos primero la identidad del Edén.

En Génesis capítulo 2 versículos 10 al 14  leemos lo siguiente:

Génesis 2:10-14 “Y del Edén salía un río para regar el huerto, y de allí se dividía y se convertía en otros cuatro ríos. El nombre del primero es Pisón; éste es el que rodea toda la tierra de Havila, donde hay oro. El oro de aquella tierra es bueno; allí hay bedelio y ónice. Y el nombre del segundo río es Gihón; éste es el que rodea la tierra de Cus. Y el nombre del tercer río es Tigris; éste es el que corre al oriente de Asiria. Y el cuarto río es el Eufrates“.

Moisés escribió acerca de un río que salía del Edén y se repartía en cuatro ramales. Estos ramales eran el Pisón, El Gihón, el Hidekel o Tigris y el Éufrates. Un río en el Edén era la fuente central que alimentaba a estos cuatro ríos.

Al explorar la descripción que Moisés hace, debemos de recordar que a lo largo del tiempo han habido muchos cambios en la geografía de nuestro planeta desde el principio del mundo. Ya para el tiempo Moisés tal fuente central de agua que alimentaba los cuatro ríos había desaparecido. La Escritura nos enseña que esta fuente central de agua reaparecerá al final de los tiempos. Sin embargo, la referencia que hace Moisés a estos cuatro ríos alimentados por un río central nos proporciona un cuadro aproximado de la localización del  Edén.

Podemos identificar a los ríos Tigris y Eufrates mencionados en los versículos trece y catorce del capítulo dos con la región moderna de dichos ríos Tigris y Eufrates. El hecho de que Génesis mencione estos ríos ha llevado a la mayoría de los intérpretes modernos a pensar que Génesis concuerda con la mitología de Babilónica, y que el Edén estaba localizado en la región de Mesopotamia. En el lenguaje Babilónico, Edén significa “planicie, o “llano”; término que corresponde a la descripción de la región baja del Tigris y el Eufrates. No obstante, Edén en hebreo significa “sitio agradable o placentero”, y no “planicie”. De manera que Moisés no estaba usando la palabra Babilónica en absoluto. Aunque Moisés usó una palabra Hebrea homófona, su concepto del lugar no era el mismo. De hecho, el relato de Génesis establece explícitamente que el Edén no estaba limitado a Mesopotamia.

Como vimos en Genésis capítulo 2 versículo 10, el Tigris y el Eufrates fluían de un gran río que estaba localizado en el Edén. Leemos en el versículo 10:

Génesis 2:10 “Y del Edén salía un río para regar el huerto, y de allí se dividía y se convertía en otros cuatro ríos”.

Lo que este pasaje ilustra es que el río en el Edén alimentaba al Tigris y al Eufrates, no que el Edén estaba limitado a la región del Tigris y el Eufrates.

Moisés mencionó al Tigris y al Eufrates a fin de proveer una orientación general del extremo Este del Edén. Los grandes ríos en el este marcaban el límite de la frontera oriental de la región del Edén.

Este punto de vista  se confirma en vista de localización de los otros ríos mencionados en Génesis capítulo 2.

En el capítulo 2 versículo 11, Moisés menciona otros dos ríos. Dice que el río del Edén alimentaba al  Pisón el cual rodea la tierra de Havila, y también el río Gihón, que rodea la tierra de Cus. En el Antiguo Testamento las tierras de Havila y Cus se asocian frecuentemente con la región de Egipto (Léase Génesis 25:18). No podemos estar seguros precisamente cómo entendía Moisés la relación de estos dos ríos con el gran río Nilo, pero podemos decir con seguridad que señala a la región noreste de Egipto como la frontera oeste del Edén.

Vemos entonces que, según lo entendía Moisés, el Edén no era un lugar pequeño. Era una gran superficie que se extendía desde el Tigris y el Eufrates hasta donde actualmente se localiza el Sur de Turquía y hasta el borde de Egipto – casi toda la región conocida como la creciente fértil. Dentro de este gran territorio se encontraba el Huerto del Edén, la pieza central de gran territorio de Edén.

MAPA EDEN

La “Media Luna” o “Creciente Fértil” que corresponde a la tierra primigenia del Edén.

Parecería en principio que la identificación que Moisés hace del Edén con la creciente fértil no es muy significativa, pero en realidad es crucial para entender la importancia que el Edén tenía para Israel cuando Moisés estaba escribiendo el libro de Génesis. Moisés hace referencia al capítulo 2 de Génesis, en otro pasaje del mismo libro, para enseñarle a Israel que la tierra del Edén, la Creciente Fértil, era la tierra que Dios prometió a Israel, la tierra a la que Él los estaba conduciendo.

Esto queda muy claro cuando Dios habla a Abram en Génesis capítulo 15  versículo 18. Escuchemos cómo describe Dios en este pasaje las fronteras de la tierra prometida:

Génesis 15:18 “En aquel día el Señor hizo un pacto con Abram, diciendo: A tu descendencia he dado esta tierra, desde el río de Egipto hasta el río grande, el río Eufrates“.

Vemos aquí que, por un lado, Dios prometió a Abram que sus tierras se extenderían también desde la región del Tigris y el Eufrates hasta el río de Egipto.  Muchos intérpretes han sugerido que el río de Egipto quizá no se refiera al Río Nilo, sino a un río más pequeño en la frontera del Sinaí con Egipto. En cualquier caso, es evidente que estos versículos se refieren a las fronteras geográficas del Edén tal y como aparecen en Génesis 2. La alusión a Génesis 2 deja claro que Moisés creía que Dios le había prometido a Abram y a su descendencia lo que había sido conocido como la tierra de Edén.

Desde el punto de vista de Moisés, en tanto Israel se dirigiera hacia Canaán estaba dirigiéndose, de hecho, localización de la tierra primigenia del Edén.


*Las referencias bíblicas están tomadas de la versión “La Biblia de las Américas” (LBLA), a excepción de que se indique expresamente otra versión.

Fuente Bibliográfica: ‘La Historia Primigenia’ (Génesis 1-11) | Lección 2: “Al Encuentro del  Paraíso Perdido”. Dr.Richard Platt, Jr. (Profesor del Antiguo Testamento). Puntos 22-38.

Fuente electrónica: http://thirdmill.org/files/spanish/586~7_27_01_3-12-27_PM~SGenesis2FINAL.htm

VIDEOS RECOMENDADOS
SANIDAD DEL CORAZÓN (Salmo 147:3) | MEDITANDO EN SU PALABRA
EL TAPETITO ROJO (Reflexión 1) | REFLEXIONANDO DE CORAZÓN
Voz en el Desierto | Gaby Moreno Saldierna
¡AYÚDAME, SEÑOR! (Oración 1) | OREMOS LA BIBLIA
SÍGUENOS EN FACEBOOK
Suscríbete