NUESTRAS MÁS RECIENTES PUBLICACIONES

¿Cuándo nació el SEÑOR Jesús?
Publicado por: | 9 enero, 2016 |

En épocas navideñas se acostumbra celebrar el nacimiento de nuestro SEÑOR Jesucristo el día 25 de Diciembre (según el calendario romano). Sin embargo, es muy sabido que esta fecha fue propuesta por las tradiciones religiosas más imperantes y por un error de cálculo en nuestro calendario actual. Pero… ¿Es posible saber o tener una fecha aproximada del nacimiento de Cristo? Es posible, pero solo con el testimonio de las Sagradas Escrituras. Procederemos de la siguiente manera: (1) Por qué el nacimiento de Jesucristo no pudo haber ocurrido en invierno, (2) cuál es el mes y (3) su año de nacimiento.

(1) Su nacimiento no era posible en invierno

Para comenzar, señalaremos que el nacimiento de Jesucristo no pudo haber sido en invierno, ya que es el mes de Diciembre en que se asocia esta estación del año.

Lucas 2:8 “En la misma región había pastores que estaban en el campo, cuidando sus rebaños durante las vigilias de la noche”.

Lucas 2:8 nos narra sobre la vigilia de un grupo de pastores que cuidan los rebaños de ovejas. Los rebaños de aquella región eran llevados al Templo de Jerusalén para cumplir con las ordenanzas de los sacrificios. 

Ahora bien, tomemos en cuenta que el invierno en Palestina era una estación lluviosa con precipitaciones abundantes entre los meses de Diciembre y Marzo. El verano era seco y tibio. Las evidencias arqueológicas demuestran que el clima no ha variado significativamente desde los tiempos bíblicos. Por tanto, los inviernos en Palestina eran sumamente fríos, aunado con las lluvias; por lo que es imposible que los pastores sacaran a campo abierto sus rebaños de las cuadras durante estos meses. Estos animales eran especialmente cuidados para el servicio levítico que prestaban.

Otra observación a destacar, es Lucas 2:1-5:

Lucas 2:1, 4-5 “Y aconteció en aquellos días que salió un edicto de César Augusto, para que se hiciera un censo de todo el mundo habitado. […] Y también José subió de Galilea, de la ciudad de Nazaret, a Judea, a la ciudad de David que se llama Belén, por ser él de la casa y de la familia de David,  para inscribirse junto con María, desposada con él, la cual estaba encinta”.

El censo (o “empadronamiento”) mencionado en este texto bíblico no era del tipo que se pudiese hacer una sola vez. El decreto de César Augusto establecía un ciclo de registros que debían hacerse cada catorce años. Antes de esto, Palestina había sido excluida del censo romano porque los judíos estaban exentos de prestar servicios al ejército romano, y la función de los censos era para reclutar jóvenes, así como para contar a los ciudadanos romanos. En este censo de Lucas 2:1 comprendía al mundo del imperio romano y debían registrarse por familias y tribus; de ahí que José, siendo originario de Judea, tuviera que regresar a Belén a empadronarse.

Siendo que los censos adquirían proporciones mayúsculas en cuanto a cantidad de personas a registrarse; las autoridades romanas no escogerían en esa época la realización del mismo durante el invierno; ya que adonde debían ir a registrarse era necesario que se trasladara la gente de una ciudad o nación a otra hacia sus pueblos natales. Las tempestades invernales eran crudas.

Por lo anterior, el nacimiento de Jesús no podría haber sido en el mes de Diciembre.

(2) El mes de Su nacimiento

Para ubicar el tiempo en que nació el SEÑOR Jesucristo, es necesario observar el embarazo de Elisabet, madre de Juan el Bautista; puesto que el profeta era 6 meses mayor que Jesús (Léase Lucas 1:26, 36).

Juan el Bautista es señalado como el profeta Elías que había de venir (Léase Mateo 11:14; Lucas 1:17) y cuya venida había sido ya profetizada en el AT (Léase Malaquías 4:5). Según la tradición judía, El mensajero que prepararía el camino del SEÑOR debería nacer en la Pascua, una celebración hebrea que sea hacía el 14 de Abib o Nisán; el primer mes del año lunar hebreo (Léase Éxodo 12:14-20).

Lucas 1:5 “Hubo en los días de Herodes, rey de Judea, cierto sacerdote llamado Zacarías, del grupo de Abías, que tenía por mujer una de las hijas de Aarón que se llamaba Elisabet”.

Mil años antes del nacimiento de Cristo, David estableció 24 órdenes o clases sacerdotales para ministrar en el Templo de Jerusalén. Cada clase prestaba sus servicios dos veces al año por una semana (Léase 1 Crónicas 24:4-19).

Lucas 1:5 nos dice que Zacarías era del grupo o de la clase de Abías. Este grupo pertenece a la octava suerte de 1 Crónicas 24:10:

1 Crónicas 24:10 “la séptima a Cos, la octava a Abías”.

Es decir, a Zacarías le tocaba servir el cuarto mes lunar. Se presupone que tan pronto regresó a su hogar, Elisabet quedó embarazada. Esto debió suceder a mediados del mes de Tammuz (que comprende entre los meses de Junio-Julio). Nueve meses después, Juan el Bautista nació en el mes de Nisán del siguiente año; la Pascua hebrea. Seis meses después, nacería el SEÑOR Jesús.

María, la madre de Jesús, nos señala el tiempo en que se halló embarazada su prima Elisabet:

Lucas 1:36-37 “Y he aquí, tu parienta Elisabet en su vejez también ha concebido un hijo; y este es el sexto mes para ella, la que llamaban estéril. Porque ninguna cosa será imposible para Dios”.

El sexto mes de embarazo para Elisabet correspondía a Tébet, décimo mes del año lunar (entre los meses de Diciembre y Enero). María visitó a su pariente, quedándose con ella tres meses, hasta el nacimiento de Juan; es decir, entre los meses de Marzo y Abril:

Lucas 1:56 “Y María se quedó con Elisabet como tres meses, y después regresó a su casa”.

Con los cálculos y parámetros anteriores, las 40 semanas del embarazo de María se cumplieron a mediados de Tishri o Etanim, séptimo mes del calendario hebreo, que corresponde entre los meses de Septiembre y Octubre (curiosamente, el día décimo de este mes hebreo se celebra el Yom Kippur o Día de la Expiación; léase Levítico 16; 23:26-32; Números 29:7-11).

(3) El año de Su nacimiento

Hay varios parámetros a cubrir con ayuda de Mateo 2:1; Lucas 2:1-2 y Mateo 2:16.

Mateo 2:1 “Después de nacer Jesús en Belén de Judea, en tiempos del rey Herodes, he aquí, unos magos del oriente llegaron a Jerusalén, diciendo…”.

El Herodes del que el apóstol Mateo hace referencia es Herodes el Grande, el primero de los gobernantes de la dinastía herodiana. Gobernó en el periodo comprendido entre los años 37 a 4 a. C. Este es el primer parámetro que tenemos del nacimiento de Jesús.

Lucas 2:1-2 “Y aconteció en aquellos días que salió un edicto de César Augusto, para que se hiciera un censo de todo el mundo habitado. Este fue el primer censo que se levantó cuando Cirenio era gobernador de Siria”.

Nuevamente tocamos el suceso histórico del censo o empadronamiento y ocurrió mientras Publius Sulpicius Cirenio fue gobernador de Siria. El primer dato original de un censo data en el año 6 d. C.; puesto que su gobierno sobre Siria se ubica entre los años 6 al 9 d.C. Flavio Josefo, historiador judío, relata que este censo fue el motivo de una sangrienta revuelta de los judíos (del cual se menciona en Hechos 5:37). Cirenio tuvo la responsabilidad de administrar este censo y también de calmar los conflictos políticos de su época. Sin embargo, este censo no puede ser el que Lucas el Evangelista hace citación en Lucas 2:1-2; porque tuvo lugar más o menos una década después de la muerte de Herodes (año 4 a. C.). Sabemos que Lucas siendo un historiador muy concienzudo y, principalmente, inspirado por el Espíritu Santo, no podría haberse equivocado en cuanto al registro de estos acontecimientos.

El Ps. John MacArthur en Su Biblia de Estudio, nos plantea otra serie de datos para resolver esta aparente contradicción: En el año 1764 d. C. se encontró un fragmento de piedra en Tívoli, cerca de Roma. Es una inscripción en honor a un oficial romano que sirvió dos periodos como gobernador de Siria y Fenicia durante el Reino de Augusto César. El nombre de este oficial no está en el fragmento de piedra, pero entre los logros de este oficial se dan detalles que lo identifican claramente a Cirenio. Los arqueólogos, entonces, confirman que Cirenio fue en dos ocasiones gobernador de Siria: El primer periodo fue entre los años 10 al 7 a. C. y el segundo; 6 al 9 d. C. Por ende, el censo al que hace referencia Lucas se ubica en el primer periodo de gobierno de Cirenio.

También, comenta MacArthur, hay evidencias en Egipto acerca de un censo en el año 8 a. C. Posiblemente tardó en llegar a Palestina por cuestiones políticas de aquel tiempo.

Con los parámetros anteriores, Jesús pudo haber nacido entre los años 6 y 4 a. C.; mientras Cirenio era gobernador de Siria y Herodes vivía.

En cuanto al tercer parámetro:

Mateo 2:16 “Entonces Herodes, al verse burlado por los magos, se enfureció en gran manera, y mandó matar a todos los niños que había en Belén y en todos sus alrededores, de dos años para abajo, según el tiempo que había averiguado de los magos”.

Herodes el Grande ordenó la matanza de los niños menores de dos años que habitaban en Belén y regiones vecinas. Sabemos que este acto tan atroz lo hizo impulsado porque veía a Jesucristo como una amenaza para su reinado. Llama la atención que este monarca no se preocupó por los recién nacidos, sino por los niños menores de dos años. Esto es debido a que Herodes calculó el tiempo en el que apareció la estrella y antes de la orden de infanticidio: “según el tiempo que había averiguado de los magos…”. Esto significa que Herodes calculó que Jesús tendría máximo dos años de edad.

Antes de que ocurriera el asesinato de los niños, José había huido Jesús y a María a Egipto, obedeciendo la orden de Dios a través de un sueño (Léase Mateo 2:13-15). La estadía de José en Egipto es posible que haya sido breve, algunas cuantas semanas. Nuevamente, José siendo avisado guiado por Dios a través de sueños, regresa a Nazaret con su familia, puesto que Herodes ya había muerto (Léase Mateo 2:19-23). Si la muerte de Herodes ocurrió en el año 4 a. C., es muy probable Jesús haya nacido en el año 6 a. C. Aunque, reiteramos, se recomienda prudencia en estas cosas. Por lo que los comentaristas refieren al año del nacimiento de Jesús entre los años 6 y 4 a. C.

En conclusión

Según la evidencia bíblica e histórica que hemos presentado en esta entrada, es muy posible que el SEÑOR Jesucristo haya nacido entre los meses de Septiembre y Octubre; y entre los años 6 y 4 a. C..

Lo más importante —aún más que averiguar la fecha de Su nacimiento— es lo que significa Su llegada a nuestro mundo y cómo trasciende en nuestras vidas como creyentes: Como una visitación de lo alto, el Hijo de Dios vino en el cumplimento del tiempo a este mundo, nacido de mujer, y a buscar lo que se había perdido; que el Verbo hecho carne habitó entre nosotros, como Dios con nosotros, y que Su nombre —¡JESÚS!— sería el recordatorio del propósito de Su vida en esta Tierra: Salvar a Su pueblo de sus pecados (Léase Mateo 1:21, 23; Lucas 19:10; Juan 1:14; Gálatas 4:4). Y que algún, guiado de la mano del Padre, vendría anunciar las buenas nuevas de la salvación: “¡El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado!; !Arrepentíos, y creed en el evangelio!…” (Léase Marcos 1:14-15). Es Jesús, quien con Su vida y con Su sangre fue derramada en la cruz a fin de reconciliarnos con Dios y salvarnos de Su ira (Léase Juan 3:36; Romanos 5:10). ¡Cristo Jesús es el Evangelio! Él es la luz y la esperanza para todos aquellos que están bajo la espesura de las tinieblas y de quien de Su plenitud tomamos gracia sobre gracia (Léase Juan 1:9, 16; 2 Corintios 4:6). Llegó el tiempo aceptable, llegó es el día de salvación (Léase 2 Corintios 6:2). ¡Demos gracias a Dios por esta sublime gracia en Cristo Jesús!

¡Sólo a Dios la Gloria!


*Las referencias bíblicas están tomadas de la versión “La Biblia de las Américas” (LBLA), a excepción de que se indique expresamente otra versión.

Bibliografía consultada:

(1) Biblia Textual (Artículo 60) | Editorial BROADMAN & HOLMAN. 3ra Edición (Contribuido por el hno. Rafael Reséndiz Izaguirre).

(2) ‘¿Cuál es la fecha del nacimiento de Jesús?’ | Ministerio ‘La Biblia dice…’. Fuente electrónica:http://www.labibliadice.org/consult/vida-78.htm

(3) ‘De Creación a Nueva Creación’ (Introducción a la Biblia) | Unidad 5: ‘La Tierra Prometida y el Propósito de Dios’. Moore Theological College (Curso a distancia). Pág. 47.

(4) Biblia de Estudio MacArthur | John MacArtur. Versión RV1960. Grupo NELSON. Págs. 1251, 1361, 1365, 1366.

(5) ‘Evidencia que exige un veredicto’ | Josh McDowell. Editorial VIDA. Novena impresión, 1993. Pág. 115.

(6) ‘Santa Biblia’ Reina Valera 95 (Edición de Estudio) | ‘Calendario hebreo’. SOCIEDADES BÍBLICAS UNIDAS. Pág. 1529.

(7) ‘Navidad: ¿Cristianismo o Paganismo?’ | Folleto proporcionado por la Iglesia Bautista ‘Nuevo Tampico’ (México).

VIDEOS RECOMENDADOS
SANIDAD DEL CORAZÓN (Salmo 147:3) | MEDITANDO EN SU PALABRA
EL TAPETITO ROJO (Reflexión 1) | REFLEXIONANDO DE CORAZÓN
Voz en el Desierto | Gaby Moreno Saldierna
¡AYÚDAME, SEÑOR! (Oración 1) | OREMOS LA BIBLIA
SÍGUENOS EN FACEBOOK
Suscríbete