NUESTRAS MÁS RECIENTES PUBLICACIONES

Amor leal: La vida de Oseas | Josías Grauman
Publicado por: | 7 octubre, 2016 |

Nota de “Esposa Bíblica”, nuestra colaboradora:Este artículo es fruto de una clase que Dios dio por medio del Espíritu Santo y de Su Palabra a través de mi pastor Josías Grauman“.

“Palabra de Jehová que vino a Oseas hijo de Beeri, en días de Uzías,Jotam, Acaz y Ezequías, reyes de Judá, y en días de Jeroboam hijo de Joás, rey de Israel. El principio de la palabra de Jehová por medio de Oseas. Dijo Jehová a Oseas: Ve, tómate una mujer fornicaria, e hijos de fornicación; porque la tierra fornica apartándose de Jehová. Fue, pues, y tomó a Gomer hija de Diblaim, la cual concibió y le dio a luz un hijo. Y le dijo Jehová: Ponle por nombre Jezreel; porque de aquí a poco yo castigaré a la casa de Jehú por causa de la sangre de Jezreel, y haré cesar el reino de la casa de Israel. Y en aquel día quebraré yo el arco de Israel en el valle de Jezreel. Concibió ella otra vez, y dio a luz una hija. Y le dijo Dios: Ponle por nombre Lo-ruhama, porque no me compadeceré más de la casa de Israel, sino que los quitaré del todo. Mas de la casa de Judá tendré misericordia, y los salvaré por Jehová su Dios; y no los salvaré con arco, ni con espada, ni con batalla, ni con caballos ni jinetes. Después de haber destetado a Lo-ruhama, concibió y dio a luz un hijo. Y dijo Dios: Ponle por nombre Lo-ammi, porque vosotros no sois mi pueblo, ni yo seré vuestro Dios” (Oseas 1:1-9).

Oseas está predicando a una nación que está llegando a dejar de ser el pueblo de Dios.

Dios buscaba cada manera de hacer llegar la amonestación a Su pueblo muchas veces y Oseas es uno de ellos. Él va a hacer algo demasiado significativo y lo vivirá a ojos de todo el pueblo: Casarse con una mujer ramera. Y ella dará a luz hijos de prostitución ¡vaya cosa!, detrás de todo esto nos daremos cuenta de una gran verdad.

La paciencia de Dios nunca se acaba, es infinita. Por 230 años Dios le había hablado al pueblo de Israel por medio de muchos profetas para que se apartaran de su pecado y se arrepintieran (Léase Hebreos 1:1). Verdaderamente solo puede ser un amor tan grande para tener toda esa paciencia por el pueblo de Israel, pues Dios les amaba infinitamente.

En cuanto a Gomer, hay un debate sobre si ella se casó con Oseas siendo así o lo sería después de casados.

El pueblo de Israel pensaba que no le hacía daño a nadie cuando adoraba a otros dioses al profanar la casa de Dios y muchas otras cosas mas. Oseas sería un vivo y claro ejemplo para el pueblo, de lo que Dios estaba sintiendo. La vida de Oseas sería como un anuncio móvil, todos verían su vida y conocerían a su esposa y a sus hijos. Lo que Dios siente cuando nosotros pecamos y cuando ponemos otras cosas en lugar de Dios es muy doloroso y ofensivo; creo que la traición de un amigo o cualquier conocido no duele tanto como la infidelidad de un cónyuge; eso es demasiado doloroso y es de esa manera en que Dios se sentía.

La verdad es que es muy fácil llegar a tener una noción fría de Dios, muchas veces lo percibimos como si estuviera allá en el cielo y distanciado de nosotros; pero la verdad es que no es nada cierto. Dios está al tanto de nuestras vidas a cada segundo, mas de lo que quisiéramos; aunque no lo consideremos así no quita la realidad de que Dios es ofendido cada día y en especial este texto nos demuestra como Él se siente; esto nos debe quitarnos la idea por completo de que Dios esté distante.

Los nombres de los 3 hijos no son nada bonitos, son devastadoras profecías para el pueblo de Israel:

Jezreel: “Dios esparcirá”, que es una predicción de juicio.

Lo-ruhamai: “No compadecida” simboliza el juicio que vendría sobre Israel y que Dios dejaría de extender Su favor a la nación.

Lo-ammi: “No pueblo mío”, simboliza el rechazo de Israel por parte de Dios.

Era realmente inconcebible en la mente de los israelitas que ya no fueran el pueblo de Dios, ni que Dios les hubiera rechazado.

Cuando leo el Antiguo Testamento y llego a las partes donde se levanta otro rey sobre Israel, mi corazón esperaba leer que este rey si fuera un siervo de Dios y que andaría en los caminos del Señor, pero no, parecía que el nuevo era peor que el anterior. En nuestros tiempos es muy parecido porque cada generación es mas perversa que la anterior.

“No pueblo mío” claramente significa que llegaron al momento sin esperanza, habían pasado la línea de arrepentimiento y les pasaría lo que a Esaú: Luego de haber despreciado la bendición de Dios y haberla vendido, después la procuró con lágrimas (Léase Hebreos 12:15-17). Al final, vio lo que había hecho y ya era tarde.

Hasta aquí podemos darnos cuenta de que Dios es todo amor y toda paciencia, también que Él es toda justicia. Como en Éxodo 34:6-7, Dios no dejará de condenar el pecado, pero perdona y se compadecera de los que son Suyos.

En medio de todo ese juicio anunciado en Oseas 1:1-9; los versículos 7 y 10 surgen como una luz al final del túnel: Dios demuestra otra vez “SU AMOR LEAL”, volverá a tener compasión e Israel volverá a ser Su pueblo y les volverá a llamar: “SOIS HIJOS DEL DIOS VIVIENTE”. Dios guardará para sí un remanente y éste será Judá.

Ahora podemos decir: “Bueno, pues eso fue para el pueblo de Israel”. Pero no olvidemos lo que ha hecho para Su remanente cuando envió a  Su Hijo Jesús a morir por nuestros pecados en la Cruz, Él cargo mis pecados, nuestros pecados en una Cruz para pagar en nuestro lugar y poder tener perdón y salvación.

Nosotros no merecíamos tanto amor como tampoco lo merecía el pueblo de Israel, pecamos cada día y a no ser de que te arrepientas y creas que Jesús es el Hijo de Dios, vino y cargó nuestros pecados sobre la cruz y murió, pero que resucitó al tercer día, podrás ser salvo de una eternidad separada de Dios en el infierno y en el lago de fuego. Pasando esa línea ya no habrá tiempo para arrepentimiento, cree ahora y se salva. Reflexiona sobre tu vida, arrepiéntete de tus pecados; cree en Jesus y seras salva.

Y si tú ya eres salva y sabes que has pecado; hermana mía, confiesa tu pecado al Señor, piensa esto: No importa la cantidad de buenas obras que hayas hecho, “NO IMPORTA SI NO PERSEVERAS”,  tampoco pienses que tus pecados innumerables son imperdonables, porque EN CRISTO ESO NO TE ARREBATARÁ LA MISERICORDIA DE DIOS.

“Pero la semilla en la tierra buena, estos son los que han oído la Palabra con corazón recto y bueno, y la retienen, y dan fruto con su perseverancia” (Lucas 8:15).

CONFIESA TUS PECADOS, ARREPIÉNTETE Y PERSEVERA, HERMANA MÍA.


Fuente bibliográfica: “Amor leal La vida de Oseas” | Josías Grauman. Publicado originalmente en el blog de “Esposa Bíblica“. Fuente electrónica: http://esposasbiblicas.blogspot.mx/2016/02/amor-leal-la-vida-de-oseas.html

VIDEOS RECOMENDADOS
SANIDAD DEL CORAZÓN (Salmo 147:3) | MEDITANDO EN SU PALABRA
EL TAPETITO ROJO (Reflexión 1) | REFLEXIONANDO DE CORAZÓN
Voz en el Desierto | Gaby Moreno Saldierna
¡AYÚDAME, SEÑOR! (Oración 1) | OREMOS LA BIBLIA
SÍGUENOS EN FACEBOOK
Suscríbete